Clínicas en Alicante, Madrid y Limasol (Chipre)
  • Youtube

¿Conoces los venenos blancos?

5 venenos

Muchos de los alimentos que consumimos a diario podrían, por el efecto nefasto que producen en nuestra salud, ser calificados como veneno. Entre estos “alimentos” destacan: el azúcar refinado, la sal refinada, las harinas refinadas, el arroz refinado y la leche de vaca pasteurizada.

Pero veámoslos uno a uno:

El azúcar refinado, o azúcar blanco, se obtiene mediante el refinado de la caña de azúcar, proceso que en sí implica la utilización de muchos productos químicos. Para “limpiar” el líquido que contiene azúcar, se añade cal viva, a ésta se le añade dióxido de carbono para acelerar el proceso, este líquido pasa por unos tubos y de nuevo se le añaden, para decolorarlo y dejarlo blanco, sulfato de calcio y ácido sulfúrico.

Como consecuencia de esta utilización, el producto final que conocemos como azúcar blanco ya no posee ninguna de los minerales, vitaminas y nutrientes de la planta original, por lo que es una sustancia química sin ningún otro valor que el calórico que aporta.

La sal refinada,  un alimento que en origen contenía todos los minerales y oligoelementos que nuestro cuerpo necesita y en la proporción exacta, pasó un buen día a ser sólo cloruro sódico, es decir, simplemente aporta un sabor salado a nuestras comidas.

La sal cristalina natural, posee los 84 elementos que componen el cuerpo humano en su composición exacta, es decir, nuestra sangre está compuesta de los mismos elementos que el agua del mar de hace miles de años.

Las harinas refinadas son casi puro almidón y apenas contienen ninguno de los beneficiosos nutrientes que deberían contener originalmente. Cuanto más blanca y fina es la harina, menos fibra, vitaminas y minerales contiene y más aloxano (un veneno utilizado en la industria de la investigación médica para producir diabetes en ratones sanos).

El pan blanco, los productos de bollería, no contienen ninguno de los beneficios originales y pueden producir caries, cáncer, diabetes y aumento del colesterol.

El arroz refinado es otro de los venenos a evitar pues causa aumento brusco en los niveles de glucosa en la sangre, lo cual causa un riesgo de producir diabetes. Esto no ocurre con el arroz integral, en el que el grano no se manipula.

La leche de vaca pasteurizada.  En el proceso de pasteurización se destruyen las bacterias beneficiosas (además de las malas) y también se destruyen las enzimas esenciales para la absorción de nutrientes. Actualmente son de sobra conocidos los inconvenientes de tomar leche de vaca, entre los que se encuentran alergias, colesterol, diabetes y un largo etcétera.